Eremu Pribatura Sartu

AUKERA MENUA


Elkartea atala-buruko irudia

AKTUALITATEA

1

Nuevos PORN de ENP en Álava: degradación legislativa en conservación de ENP

2017-07-12

Desaparecen de un plumazo las Zonas de Reserva Integral de ENP de Álava, salvo la testimonial de Izki. Los nuevos PORN degradan los umbrales de protección como consecuencia de su declaración como Red Natura 2000. Pedimos una gran modificación a la admon.

El titular más importante que queremos trasladar a la sociedad pública es que desaparecen de un plumazo todas las Zonas de Reserva Integral de ENP en Álava que los ostentaban con cierta representatividad, como Gorbea, probablemente el área natural forestal más extensa, importante y representativa del País Vasco. En segundo lugar, queremos advertir que, a nuestro juicio, parece evidente la degradación en cuanto a los umbrales de conservación con la protección zonal contemplada a raiz de la adecuación de los ENP anteriores a la Red Natura 2000 a tenor de los documentos de análisis expuestos. Todo ello es sin duda motivo de preocupación para nosotros, especialmente si nuestras alegaciones (total o parcialmente), que hemos intentando que estén bien fundamentadas en cuanto al mejor conocimiento disponible, son tratadas como habitualmente suelen hacer nuestras administraciones públicas en Euskadi en materia ambiental. 

En GADEN hemos participado -voluntaria y altruistamente-, como ONG de referencia en Álava en materia de reivindicación ambiental con argumentos fundamentados en el mejor conocimiento disponible, en un tiempo record, en un análisis de una extensa documentación proporcionada por agentes públicos y privados, con el objeto de elaborar alegaciones -lo mejor documentadas posibles- frente a los nuevos Planes de Ordenación de los Recursos Naturales (PORN) para cuatro de los Espacios Naturales Protegidos (ENP), con territorio total o parcial en Álava, es decir, Gorbea, Izki, Valderejo-Sobrón-Árcena y Urkiola. Estas alegaciones se realizaron debido al período de pre-exposición pública de elaboración de dichos PORN. Este proceso está promovido por el Gobierno Vasco y las empresas contratadas a tal efecto. Estos nuevos Instrumentos de Gestión Integrada derivan de la necesidad de articular los antiguos PORN que motivaron la declaración de dichos ENP y con los derivados de la incorporación de dichos ENP como Red Natura 2000 -bajo la figura de ZEC y/o ZEPA-.

Los PORN son instrumentos esencias de la ordenación del territorio. Así establecen una zonificación de un territorio en función de su valía y estado de conservación de  hábitats y especies silvestres, lo cual se “contrasta” con los usos, vocaciones de usos y actividades humanas que el legislador quiere otorgar a un ámbito de aplicación, generalmente preexistente, ya que se aplican sobre zonas que se van a declarar como ENP y no al revés, como reza la ley, aplicarse sobre un territorio y luego protegerlo total o parcialmente. En la práctica, aunar conservación y actividades humanas resulta complejo dado el dogma impuesto en el pensamiento de nuestros gestores y políticos acerca de la indisoluble (y errónea) asunción de que la biodiversidad se mantiene y se promueve solo si existe intervención humana, la cual debe ser la herramienta de gestión fundamental para todos los espacios, lo cual se debe a la humanización preexistente, generando un bucle permanente de despropósitos y argumentos circulares de los que resulta salir. Lo sorprendente es que con esa asunción, los promotores y legisladores de los PORN han comprobado ya en sus informes de evaluación del estado de conservación de hábitats y especies, que los indicadores generales de dichas evaluaciones para hábitats y especies (particularmente forestales pero también hábitats y especies de pastizales, praderas naturales, turberas, zonas húmedas y riparias, etc.) establecen que su estado de conservación es “Desfavorable” e “Inadecuado”, lo cual es así, entre otras cosas, como consecuencia de las actividades humanas.

Una forma de paliarlo sería reducir aún más las actividades humanas, restringiéndolas zonalmente en distinto grado, por tanto, asegurando así una conservación más favorable de hábitats y especies, dada la amenaza notable para su conservación a largo plazo, puesta en entredicho por los usos humanos existentes, particularmente de tipo extractivo, intensivo y/o extensivo y certificado por las “evaluaciones” que realizan. De hecho, los ENP suponen en torno al 20% de la Comunidad Autónoma Vasca y ya tenemos el 80% del territorio restante para dichos usos.

En la Zonificación de dichos ENP, las Zonas de Reserva Integral constituían las zonas de máxima prioridad para la conservación, en virtud de sus valores ambientales y porque constituían territorios donde los usos humanos están altamente restringidos y la biodiversidad puede evolucionar sin necesidad de intervención humana. Como no podía ser de otra manera, desgraciadamente y hasta la fecha constituían territorios minúsculos y retazos, porque el legislador (Gobierno Vasco) así lo ha querido tradicionalmente, dados sus intereses sectoriales (lobby forestal, agroganadero y cinegético). Esas Zonas constituían ejemplos de evolución natural de elementos singulares ambientales sin influencia humana, cuya biodiversidad y estado de conservación probablemente sea muy elevada, en comparación con el resto de figuras de la Zonificación. La experiencia y conocimiento de GADEN de dichas Zonas de Reserva, en particular en Gorbea, así nos lo indican. Lamentablemente, dichas comparaciones no se han tenido en cuenta en los proyectos del PORN. Y las Zonas de Especial Protección, la figura de protección que nos han "lanzado" como sustitutas, no son equivalentes ni restringen ni prohiben ciertos usos que si hacían las Reservas Integrales.

Únicamente en Izki se ha mantenido una Zona de Reserva Integral por la presencia de una especie de pícido singular, pero en un área insuficiente y que potencialmente debería ser muchísimo mayor. En el resto de ENP ni se consideran y en Gorbeia han desaparecido de un plumazo, lo cual supone una manifiesta declaración de intenciones ambiental del Gobierno Vasco y sus ganas de restaurar la biodiversidad y cumplir con las metas y estrategias ambientales -vacías de contenido- que proclama y asume, como la Estrategia de Biodiversidad 2030, otro brindis a Marte. 

 

ORRIALDE-OINAREN INFORMAZIOA